Confirmación

En la Confirmación recibimos los dones del Espíritu Santo y confirmamos nuestras promesas bautismales. Una mayor conciencia de la gracia del Espíritu Santo se confiere a través de la unción del aceite de crisma y la imposición de manos por parte del Obispo. Estamos sellados con los dones del Espíritu Santo iniciados en nosotros en el Bautismo y hechos soldados de Cristo para defender y promover la fe.

Confirmación de jóvenes

Confirmación de Adultos

Aprende más sobre este Sacramento